Posteado por: silvia | octubre 20, 2007

Opinión

                   Shhh!!!

 La censura consiste en el uso del poder para establecer un control sobre la libertad de expresión, libertad que debería tener todo ser humano tal y como señala en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El Estado no puede decidir sobre el pensamiento de las personas y la libre difusión del mismo. Y es que siempre y cuando nuestras opiniones no violen otros derechos o inciten a un acto ilegal, tenemos la libertad de compartirlas con el resto. Esto permite enriquecer la cultura de un pueblo y favorece su crecimiento intelectual y poner límites en este aspecto condena al ser humano a la opresión.

                                              images.jpg

La censura es aplicada por quienes creen que sus ideas políticas, religiosas o éticas deben marcar no sólo su conducta sino la del resto de seres humanos. Sin embargo, sin la posibilidad de denunciar injusticias, de opinar libremente y de reclamar cambios en la sociedad, sólo habría una visión válida del mundo. ¿Quién decidiría entonces cual es la mejor opción política o la religión más adecuada?       

A pesar de los avances en la sociedad y de que la censura aparentemente ha disminuido, la existencia de nuevos medios de comunicación, como es el caso de Internet, ha generado una situación preocupante. Cada vez es más común leer noticias sobre la censura de páginas web en distintos países y sobre el cierre de blogs debido a las opiniones expresadas en ellos. Y es que ya son 25 países de todo el mundo, sobre todo asiáticos, los que filtran, y en muchos casos eliminan, contenidos de la Red. Este tipo de control, cada vez más sofisticado, atenta contra la libertad de expresión de los internautas, algo contradictorio ya que Internet se ha considerado desde sus inicios como un gran foro en el que la sociedad puede expresarse libremente cuando no tiene otros medios para hacerlo.  

Pero no sólo en Internet ocurren casos de este tipo. Basta con recordar el caso del secuestro de un número de la revista El Jueves cuya portada mostraba una caricatura de los príncipes de Asturias manteniendo relaciones sexuales. Esta publicación trabaja con el humor gráfico y en ocasiones incluso traspasa los límites de la libertad de expresión. Es lógico que en estos casos los tribunales lleven a cabo las medidas pertinentes, pero un secuestro a estas alturas es algo que no se debería permitir.  

La censura no ha desaparecido con la democracia, sino que lo ha hecho ha sido sufrir una transformación. Hoy en día los medios de comunicación, de acuerdo con sus intereses económicos y con su línea editorial, ejercen un control sobre los profesionales marcándoles las informaciones que deben tratar y cómo han de hacerlo. Esas pautas de trabajo generan una visión sesgada de la realidad e impiden al redactor de la información expresarse libremente y dar un enfoque objetivo.       

Por otro lado, hay que señalar el caso de los gabinetes de comunicación, cuyo fin es mejorar la imagen de la empresa para la que trabajan, y por tanto desarrollar una labor en cierto modo propagandística. Aquí no se puede hablar de libertad de expresión, puesto que los periodistas deben seleccionar las informaciones que hablen de su empresa positivamente y la dejen en buen lugar y nunca van a publicar algo que pueda perjudicar a los intereses y a la imagen de la misma. Las notas de prensa que esos gabinetes envían a los medios de comunicación deben ser revisadas y contrastadas y no pueden publicarse tal y como llegan a la redacción. 

En resumen, hoy en día los intereses de los medios de comunicación y su ideología política marcan las informaciones que en ellos aparecen. Si los periodistas escriben de acuerdo a la línea del periódico para el que trabajan no tienen libertad de expresión y por tanto están sometidos a un cierto de tipo de censura.  

En poco tiempo en España se han conseguido muchos avances en este sentido, puesto que hace sólo 30 años las cosas eran muy diferentes a como son ahora. Con la dictadura cualquiera podía ser detenido a causa de su ideología política e incluso por el simple hecho de poseer propaganda contraria al régimen. Esto hoy en día afortunadamente no ocurre pero eso no significa que tengamos que dejar de luchar por nuestros derechos. Somos libres de pensar y difundir nuestras opiniones a través de cualquier medio y nadie puede impedírnoslo.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: